Home / Locales / Historia de un inocente, que superó la barrera de la muerte para seguir vivo en miles de corazones solidarios.

Historia de un inocente, que superó la barrera de la muerte para seguir vivo en miles de corazones solidarios.

Esta es la historia de un niño que falleció cuando tenía 5 años en el año 1995, pero gracias al trabajo más hermoso del mundo, que es el trabajo social, solidario, este niño sigue vivo en la ONG que lleva su nombre, Omar Javier Ocampo. Seguramente varias personas hicieron posible que esta ONG lleve su nombre, pero al que recordamos y queremos resaltar es el de Anselmo Fleitas, uno de los propulsores para eternizar la memoria de éste niño. 


Por Sergia Checha Ocampos

El 20 de junio de 1990 nacía en Clorinda una estrella, Omar Javier Ocampo, era el cuarto de ocho hermanos, en ese entonces todavía era el menor, en una familia humilde, del B° 1° de Mayo. Sano, fuerte, lleno de energía, por cinco años todo fue felicidad, aún en la escasez el hacía notar su agradecimiento y su alegría por cualquier cosa que le regalaban, lo celebraba corriendo, saltando, un niño feliz, amoroso, expresivo, algo tímido sí, pero en la família era la alegría.
Nadie imaginó la desgracia que le esperaba, ay si lo hubiéramos sabido… 
Una tarde en que mientras mi padre trabajaba y mi madre y yo, nos ausentamos unos minutos del hogar, jugando los niños de 11, 9 y 5 años respectivamente, encuentran un revólver calibre 22 bajo la almohada de papá con una sola bala alojada en el tambor, dicho sea de paso había sido percutido un par de veces fallando, así jugando, el de once años toma el revólver en sus manos y gatilla apuntando hacía el más pequeño (Omar), la bala sale y se incrusta en el ojo izquierdo quedando en la parte posterior de la cabeza de éste, sin posibilidad de ser extraída, causando daños irreversibles en el cerebro, posteriormente se diagnostica muerte cerebral, anulando así toda esperanza, después de unos días en ese estado, fallece un 20 de agosto de 1995.
Una triste historia de nuestra ciudad, que tal vez ya nadie la recuerde, a excepción de la família, y muchos quizás se pregunten quien fue Omar Javier Ocampo pues ahora suena entre nosotros gracias a don Anselmo Fleitas que tocado por éste tan triste suceso decidió llamar así a su ONG, inmortalizando la ultima foto tomada el 20 de junio, en la oficina de la ONG la podemos ver, con todos los permisos concedidos por los padres de Omar. Por mas de dos decadas esta ONG que mantiene viva la memoria de éste niño, realizan trabajos sociales en el populoso Barrio 1° de Mayo. Capacitaciones con salida laboral para miles de jóvenes, asistencia a personas carenciadas, entre otros trabajos sociales.

Scroll To Top